miércoles, 23 de junio de 2010




La sal de la Tierra.
Una vida sin ella,
un desierto.

Benditos locos
de mirada infinita
y espíritu oceánico.

Ellos son la Tierra,
las estrellas;
ellos vuelan con la arrogancia de un niño
de ojos brillantes y transparentes,
no se arrastran con la arrogancia del impotente
de ojos de sombra lastimosa,
pueril.

Navegan las profundidades del ser,
asaltan las mazmorras de Gea,
beben la sangre de Zeus.

Benditos locos de sonrisa eterna.

3 comentarios:

Yo, Samurai. dijo...

Los poetas... sin duda almas tan grandes que no caben en sus cuerpos. Quizás, por eso "Navegan del ser, asaltan las mazmorras de Gea, beben la sangre de Zeus".

Hermosa entrada, MARI. Respecto a la peli, una de mis favoritas, me dejó marcado para siempre. Es una peli con fuerza y mucha energía positiva, que invita a cuestionar la educación formal establecida e impuesta a golpe de ley y decretos.

La escena del vídeo, extraordinaria. Para un profesor o profesora no hay mejor regalo que el que te echen de menos, ¿verdad?

Salu2,Mari.

Valaf dijo...

Gran, Mari, molt gran.

Ets genial.

Petonets

lali dijo...

Que gran trabajo hacer aflorar la sensibilidad necesaria para ña comprension de los poetas .....pelicula que me impacto



mil besos