martes, 22 de noviembre de 2011

Lámpara de tus versos.


Veronika Pinke


 Desde la frente, que es lámpara lírica, desborda su acento
como un aceite de aroma y de gracia la ardiente poesía,
y a los ensalmos exhala cantando su fresca armonía,
vase llenando de luz inefable la esponja del viento.

Rozan los versos como alas ungidas de lírico ungüento
sobre las frentes, que se abren cual rosas de blanca alegría;
y un abanico de ritmos celestes el aire deslía,
cual si moviera sus plumas de magia de Dios el aliento.

Vierte en el aire la lámpara noble sus sones divinos,
que goteantes de sílabas puras derraman sus trinos
desde el tazón del cerebro de lumbre que canta sonoro.

Y revolando las almas acuden de sed abrasadas
como palomas que beben rocío y ondulan bañadas
en el temblor de la fuente sube del verso de oro.


 La lámpara de la poesía

Salvador Rueda

12 comentarios:

laindefensiónaprendida dijo...

La poesía que alimenta cuerpo y alma. Muy bello.
Un beso

mágico dijo...

Seré sincero, me ha gustado más el cuadro. Parece una foto, rediós!!


Besets

Valaf dijo...

Nena, i què et podria dir??
Vaja tela que maco, poema i foto!!!

T'estimo

merce dijo...

Esas amapolas se parecen a los campos de mi tierra en primavera, un estallido rojo en el verde de los trigales, nunca me cansaré de contemplarlo.

El poema...tal vez un tanto empalagoso para mi gusto personal.

Bss.

Antony Sampayo dijo...

El cuadro, espectacular. Y la poesía, un trabalenguas interesante.

Besos.

Rayén dijo...

Una imagen y versos resplandecientes como la luz del sol.
La poesía con su magia nos invita a soñar, a volar.

Te dejo todo mi cariño.
Abrazos y bienvenida a mi mundo.

Mari dijo...

Oh, gracias, Laindefensión...La poesía, tan necesaria...
B7s


Jaja...Mágico, más miro ese cuadro y más dudo de que, en efecto, lo sea. Llevas razón, parece una fotografía.
B7s


Te quiero, cariño...;))
;P


Merce, es precioso, ¿Verdad?. Como le digo a Mágico, ya dudas de que sea una pintura o una foto retocada.
El poema, te cuento: en primera lectura parece que sea empalagoso...Mirado de cerca, es impresionante cómo Rueda, quizá siguiendo la estela de su admirado Rubén Darío, es capaz de transmitirnos imágenes pictóricas de gran colorido y una musicalidad realmente excepcional, sólo con el concurso de palabras y formas léxicas no habituales.
B7s


Jaja...Sr. Sampayo, permita que me remita al comentario anterior.
B7s


Oh, Rayén...Me alegra que hayas capturado la luminosidad y el ritmo de estos versos.
Tu blog es muy acogedor, fue un placer descubrirlo de la mano de Mar y su blog.
Siéntete en tu casa.
B7s

María dijo...

Gracias, Mari, por devolverme la visita y dejar tus cálidas huellas en mi blog.

Yo también me he hecho seguidora tuya y te enlacé en mi lista de blogs.

Me ha encantado la imagen, ver esas amapolas tan llenas de vida, enlazadas al color del cielo tan anaranjado, la verdad es que me parece una perfecta conjugación de colores, de luz, de vida... es bellísima la imagen.

Y en cuanto a los versos que compartes de Salvador Rueda convierten a la entrada en una perfecta armonía.

Un beso, Mari.

Mar dijo...

Que imagen! Lo llena todo, tanto, que casi eclipsa el poema que pones. Encantadora entrada, ciertamente.

Bss.

Towanda dijo...

Es preciosa, Mari.
Jolínes, me encanta.
Un besazo.

Mari dijo...

María, encantada de conocer tu blog. Como te dije, tus versos son sensuales y muy tiernos.

Rueda fue un poeta al que como pasa tantas veces, se le reconoció fuera. No obstante, las luces de su Málaga natal, el colorido y la música, recorren sus versos. Me pareció que éste es un buen ejemplo de cómo la vida hace que la poesía alcance cotas sublimes.
B7s


Jaja...Mar, quizá un poco más pequeña...Miraré a ver qué tal queda...;)
B7s


Oh, gracias, Towanda. Tal y como te comenté en tu blog, eres una escritora muy buena.
Encantada.
B7s

anuar bolaños dijo...

que la luz de la poesía nunca pare de alumbrarnos...