sábado, 10 de diciembre de 2011

Media noche...


Sobre la cima
de un monte, a media noche,
me mostró las estrellas encendidas.
Era un jardín de oro
con pétalos de llama que titilan
Exclamé: ¡Más!...

La aurora
vino después, la aurora sonreía,
con luz en la frente
como una joven tímida
Y dije: ¡Más!...Sonriendo,
sobre la cima de tu monte,
a media noche...


Sobre un fragmento de Autumnal, de Rubén Darío

8 comentarios:

Valaf dijo...

Renoia amb el Rubén!!!
I et dic una cosa, queda molt més maco amb el gir que li has donat, jejejeje...

Un petonet, maaaaaaaaaaaaaaaaaca!!!!

Beatriz Salas dijo...

Qué preciosidad!
Un abrazo cariñoso.

Towanda dijo...

Dulce, Rubén y dulce, Mari.
Es fascinante el fragmento elegido, me encanta.
Un besazo, preciosa.

merce dijo...

Media noche, pero cualquiera se duerme en esas condiciones.

Bellísimo el poema y la adaptación.

Bss.

laindefensiónaprendida dijo...

Más, más...hasta que el corazón se llene de luz.
Un beso

María dijo...

Mari, sobre la cima a media noche las estrellas brillan frente a la ventana abierta queriendo saludar ofreciendo su resplandor y su sonrisa.

Un beso.

Mar dijo...

Que imagen tan bonita, Mari! No conocía ese poema de R. Darío... ahora sí! :)

Linda la entrada.

Bss.

Antony Sampayo dijo...

Hermoso, MARY. y TODAVÍA PIDIENDO MÁS?ME RECUERDA LA NIÑEZ CUANDO ME SUBÍA DE NOCHE AL TEJADO DE MI CASA A CONTEMPLAR LAS ESTRELLAS.

BESOS.