miércoles, 31 de octubre de 2012

All Hallows Eve

Howard David Johnson



Os cuento, se trata de la reposición de una entrada antigua sobre Halloween. El motivo principal ha sido la pintura de Howard David Johnson, ejemplo bellísimo del denominado "realismo mágico".


Si os parece, un poquito de historia...;)


Bueno, bueno, para ello nos tenemos que remontar a las tradiciones del pueblo Celta, hace más de 2000 años. Estamos en la noche del 31 de Octubre al 1 de Noviembre, Año Nuevo Celta; noche de Samhain -del gaélico, "fin del verano"-, cuando los espíritus regresan a la tierra con el fin de poseer a los vivos. En esa noche, con el objeto de conjurar el miedo, los moradores de aquellas tierras apagaban las luces, y a pesar del frío, no encendían fuego alguno, esperando que la muerte pasara de largo y no llamara a sus puertas.

Con la irrupción de los romanos en parte de las Islas Británicas, llegó el momento de la asimilación de parte de las celebraciones celtas, incorporando en su calendario su particular festejo del fin de año. Con el andar de los años y ya en el siglo VII d.C, el papa Bonifacio IV incorporó la antigua tradición celta, que ya figuraba en el calendario romano, al conjunto de las celebraciones cristianas con el nombre de la víspera del Día de Todos los Santos, en un intento de darle un marco sagrado a esta arraigada tradición pagana.

Sin embargo, la celebración de “All Hallows Eve” -su nombre original- aún no había dejado de transformarse. Hacia el año 1845 Irlanda experimentó su peor crisis económica y social, en lo que se llamaría más tarde "la Gran Hambruna Irlandesa". Millones de irlandeses emigraron a otros países en busca de trabajo, siendo los recientes Estados Unidos de América el principal destino de los exiliados. Los irlandeses llevaron sus tradiciones, y así fue como "All Hallows Eve" se convirtió en Halloween.

A modo de paradoja, mencionar la vuelta de esa tradición, netamente celta, a tierras europeas, eso sí, convenientemente pertrechada de todo el fardo comercial con el que fue cargando su espalda en su largo periplo histórico.






Fuente consultada: National Geographic.


11 comentarios:

Esilleviana dijo...

Víspera de todos los Santos.
Me gusta conocer el origen de esta fiesta pagana puesto que tiene mucha tradición pero lo que más me agrada es que acerca el miedo, la muerte y el horror a los más pequeños de un modo divertido, alegre y festivo. Hoy, una compi muy ingeniosa se ha disfrazado de La novia de la muerte, imagínate: traje de boda de su madre, flores negras, guantes negros, cara pálida y ojeras oscuras... que impactaba y a la vez te hacía mucha gracia.

Ésto es lo que admito de Halloween.

Un fuerte abrazo
:)

mientrasleo dijo...

Lo mejor de estas fiestas es descubrir sus tradiciones. Por mucho que ahora nos convenzan de que son días de simples caramelos.
Besos

Framboise dijo...

Totalmente de acuerdo con todo. A mí, me da rabia y pena de las nuevas generaciones de niños que se imaginan que es invento americano cuando en las tierras celtas es tradición antigua. Me hierve la sangre bretona... por eso me transformo en bruja esas noches jajaja
Precioso cuadro.

B7s, brujita. ;)

Valaf dijo...

Un poco lo que dice Fram, es decir, el olvido de las raíces de las tradiciones que comporta la creencia mecánica que, o bien han surgido de la nada o bien son tradiciones propias, y aquí me viene a la mente aquello del etnocentrismo, especie de ombliguismo antropológico.

Cierto, tal y como describe el resumen que haces de ese artículo, los celtas y su cultura son la raíz de muchas costumbres que tenemos como propias, no en vano los romanos estuvieron por tierras septentrionales durante dilatados periodos de tiempo y, como no podía ser de otro modo, fueron asimilando muchos de sus ritos y tradiciones.

Además y como dices, las tierras británicas supusieron un aporte notable a los nuevos llegados a tierras americanas, sobre todo del norte; música, leyendas y costumbres en general, muchas de ellas huelen a misty y a lluvia.

El cuadro me parece una preciosidad. Es una obra dedicada a Halloween pero destaca no lo tétrico sino la magia y la dulzura que también se presenta en la noche de difuntos. Sí señora!!!

Un petonet, MACA!!!!!!

Jara dijo...

Hasta ahora no conocía el origen de la famosa fiesta de Halloween, que es evidente que de forma errónea suponía de origen estadounidense y ha acabado convirtiéndose en algo bastante distinto al significado original.
Entiendo que a los niños les gusten mas los disfraces y las chuches, pero yo me quedo con el recuerdo a los difuntos, simplemente rendirles homenaje como cada uno lo sienta.
Besos

Abismo dijo...

COnocía la historia... por eso cuando me preguntan por qué celebro esta "americanada" yo les digo que de eso nada... :)

EN cualquier caso, todo lo que sea celebrar me apunto (eso es así jjaja)

Besos abisales

Esilleviana dijo...

M. para los que creen, hoy es el día de los fieles difuntos...

:)

gracias por tu comentario.

un abrazo

Mar dijo...

Otra fecha pagana que la religión nuestra se ha encargado de "adoptar o reconvetir" en cristiana.

Lo que más me fastidia es que ahora se nos venda lo de halloween como un invento americano, cuando ya se sabe (o no?) su origen.

A mi particularmente me gusta más la celebración que se hace en nuestro país, que no el rollito de disfraces y fiestecitas, que en los más pequeños ya va calando como algo autóctono.

Bss.

Mari dijo...

;))

Encantada con vuestras aportaciones.

Añado, quizá, la visión diacrónica que nos es útil para entender nuestro presente en cuanto a tradiciones se refiere. A ella se le une la explicación sincrónica que nos permite entender, dentro de un mismo fotograma histórico, la conexión entre las distintas costumbres que empapan nuestra sociedad.
B7s

Toshiro- Francisco dijo...

Hola,
nos encanto tu blog!
y la entrada es genial.
Ya somos tus seguidores, seguiremos visitando tu bello blog.
Somos algo nuevos, esperamos tu visita.
saludos desde:
www.nuestro-mundo-diferente.blogspot.com.ar

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Hola Mari,he pasado ha saludarte, y me encuentro con este curioso artículo que no conocía y una imagen preciosa ¡ genial ! un abrazo.

Isabel