viernes, 9 de noviembre de 2012

Música


Leonid Afrémov -Леанід Афрэ́маў


La música es así, remedio de los males,
inagotable fuente a escanciar cada día;
sosiego de palacios, templanza de arrabales,
y placidez del alma, armonizante guía.


Marilina Rébora




Además de otras cosas...;P


12 comentarios:

Valaf dijo...

jeje, al final vas a fulminar el archivo del afrémov, jajajajaja.
Pero se sale, este pintor tira de unos colores brutales, vaya tela.
Por cierto, el saxo del final es de lo más, cómo diría, ¿sensual?, jeje...

El poema no lo conocía, me quedo con "templanza de arrabales", me parece una parte de una estética indiscutible.

LO HAS BORDAAAAADO, otra vez.

Jara dijo...

Que explosión de color y que armonía. Me encanta este Afremov, voy a tener que buscar mas informaciòn sobre él y su pintura.
Los versos acertadísimos y el saxo para disfrutar tranquilamente.
Besos

Esilleviana dijo...

El cuadro derrocha ritmo, alegría y emoción que esos instrumentos musicales y el colorido hacen llegar a quien lo observa. También me gustó la pintura y, tus versos son una definición muy precisa y plácida de esta armonía de palabras y sensaciones.

Un abrazo :)

Amapola Azzul dijo...

Pues sí, todo eso es la música y más.

Me gustó esta entrada tan cierta.

Aunque dentro de la música a también haya espacios de silencios.

Muy alegre la del video. saludos.

Framboise dijo...

Música, remedio de males y todo lo que tan bien plasmas y también explosión de la alegría.
Soporte o evocadora de sensaciones e incluso sustituto de las palabras que no alcanzan siempre a evocar todo lo anterior.
Me encanta el saxo. Tiene un no-sé-qué que qué-sé-yo...
:) Y me voy con la música a otra parte ;)
(Mari ¿tú, me ves?...)

B7s, un montón.

Mar dijo...

Añadir que la música amansa a las fieras y calma los ánimos.

Por cierto, muy sugerente el tema que pones...

Bss.

Eva Letzy dijo...

Qué divino el cuadro!!! Me encanta, con tanto color, y así pintado como a cachitos (no entiendo nada de pintura, solo si me gusta o no me gusta)...
Besitos, y la música que pusiste es del estilo de la que suelo escuchar, está genial

guille dijo...

Cada uno de nosotros tenemos la banda sonora de nuestra vida.

Porque no sabemos ni queremos vivir sin música.

Sergio DS dijo...

No concibo la vida sin música, ¿puede ser de otra forma?.

elena dijo...

Hay que ver lo que te gusta este pintor. El otro día, a causa de tu otro post, estuve mirando cuadros suyos. Es curioso como disfruta con el color.
Me gusta el tema musical, ilustra el poema a la perfección.
Pero la música no es sólo templanza y placidez del alma. A veces también la exalta y la llena de furor, esa es también parte de su magia.

Bss.

Mari dijo...

Bueno, bueno...¡Encantada con vuestros comentarios!...;)

¿Qué decir sobre la música?
Me da que es una de las actividades creadoras del ser humano más excelsas, capaz, como pocas, de modular los estados de ánimo. Si pensáis que soy una apasionada de la música, acertáis...;)

En cuanto al pintor que os traigo, os cuento: lo descubrí hace poco y quedé cautivada por la explosión cromática de sus obras -pocas veces he tenido la ocasión de contemplar lluvias tan "mojadas" y escenas más vivas, la escala cromática es manejada con la maestría propia del genio.

Framboise...¡No entiendo tu pregunta!...jaja.

Cielo...¡Todavía quedan unos pocos!...;P
B7s

Towanda dijo...

Vaya composición que te has marcado. Te ha quedado de lujo porque el texto, la imagen (preciosísima) y la música hacen un cóctel de lujo.
Estupenda entrada, Mari.

Besos.