sábado, 6 de abril de 2013

Medieval

Charles Blair Leighton, "Tristan and Isolde" (1907)


Era una tarde clara que pasamos
entre copas de vino.
Al descender, el sol
unía su mejilla con la tierra,
alzaba el céfiro los mantos de las colinas
y el cielo era una espada refulgente.
Qué buen lugar para beber,
donde sólo nos ven esas palomas,
las aves que gorjean
y una rama cimbreante,
mientras la oscuridad se bebe
el licor rojo del crepúsculo.


Ar-Rusafi -siglo XII, Valencia.





;P

7 comentarios:

Framboise dijo...

"la oscuridad se bebe
el licor rojo del crepúsculo."
Y yo me dejo mecer con la música aunque sin entender la letra :( pero disfrutando de sonidos con influencia... ¿árabe puede ser? me recordó cosas oídas en Marruecos...
Y sonidos de un grupo desaparecido pero resucitado
http://bruno.cornen.pagesperso-orange.fr/malicorne_presentation.htm
Espero que os guste.
B7s y gracias, Mari. :)

Valaf dijo...

Te pongo un 9,9 (si quieres el 10...A MI DESPACHO, nena, jeje)

De una canción trobadoresca:

"La dulce ansia
que me da tu amor,
mujer, me hace decir
de vos muchos versos agradables.
Pensando contemplo
vuestro cuerpo amado y gentil,
el cual deseo
más allá de cualquier medida,
mi dulce dama, a vos yo la amo
con locura"

jeje...

y además, una no medieval pero de esas "y olé":

http://www.youtube.com/watch?v=8ag-TkEOe2g

carita sonriente + carita con la lengua fuera y guiñando el ojo, jajajaja...

GUUUUUUUUUUUAAAAAAAAAPA!!!!!!!

Pitt Tristán dijo...

Un bello y sugerente blog.
Saludos.

Jara dijo...

Me encanta la complicidad que se adivina entre los amantes del cuadro.
Ese atardecer del poema sin duda el mejor escenario para el amor. Una belleza.

Besos

elena dijo...

Esperaba a Wagner al ver el pie de la imagen.
Te confieso que no soy muy capaz de apreciar esa música medieval, supongo que debe ser acostumbrarse.

Me permito comentar el comentario de Jara respecto a los amantes: Si, se adivina una encantadora complicidad, pero en segundo plano aparece una figura siniestra, que no sé muy bien si es el padre o el marido, y no creo que vea con muy buenos ojos el flirteo de la dama con el trovador, o lo que sea.

Manuela dijo...

Céfiro, qué bonita palabra, tan poco usada. Me gusta la musicalidad del poema.

Besos.

Mar dijo...

El vino pone a ese atardecer tintes de calidez, y en buena compañía, ¿que más se puede pedir?

Bss.