martes, 17 de septiembre de 2013

Haiku: Las hadas del hogar...;))



Un farolillo
en el porche de casa.
Huele a Dondiego.



Os cuento: esta ha sido mi aportación a la III Edición del Torneo de poemas Haiku -organizado por Lucía en su Blog Sintiendo en la piel. Como ya sucediera en las Ediciones anteriores, estoy encantada con este tipo de iniciativas porque incentivan la creatividad de las personas que sienten inquietud por la escritura, así como la estética de aquello que producen...;))

Leyendo alguna cosita sobre el arte del Haiku en Internet, he dado con un texto de José M. Prieto: "Haiku a la hora en punto", me da que contiene partes muy didácticas y, si me permitís, os copio algunos fragmentos:

. . .


" (...) El haiku tiene que ver con estados de ánimo balbuceados fugazmente con palabras. Para el escritor, el haiku no solo expresa un momento intuitivo (insight) sino que vuelve a conectar con aquellos tiempos en que las palabras eran un talismán. Estos pequeños poemas japoneses -tres versos, nada más-, me fascinan por lo que son, sin parecerlo. Este tipo de fascinación la resaltaba Takahashi (1983) señalando que "en los poemas haiku, los aparentemente rígidos principios que gobiernan la imagen y la forma dan lugar a un intenso efecto telescópico de los fenómenos de la naturaleza en la mente del poeta y del lector". De algún modo ambas mentes funcionan al unísono al crear y al leer la momentánea escena retratada. Leer un haiku es entrar en un oasis.

"(...) En español, Rodríguez-Izquierdo fue pionero, en 1972, al redactar un tratado sobre la historia del haiku y al glosar técnicamente un amplio conjunto de traducciones. En la introducción subrayó que "Por la brevedad que impone la forma -diecisiete sílabas-, el poeta se ve obligado a una agudeza y expresividad sutil, y ha de apurar al máximo las posibilidades de contracción y evocación que el lenguaje le ofrece". Más adelante destacaba que "En el estrecho marco de sus diecisiete sílabas, el haiku trata de ser una ventana abierta a la realidad con un trasfondo de universo". Insistió en ello Coyaud, (2005) al señalar que "La virtud cardinal de los poetas de haiku es la atención: con ella se nos revela lo invisible, ese sentimiento íntimo de las cosas que escapa tan rápidamente a las miradas distraídas" -Añado, aunque sea en clave de humor...;P

"(...) Puede afirmarse que el haiku en español tiene la solera de un siglo a sus espaldas. Antonio Machado (1875-1939) incluyó algunos haiku en 1907, en su libro Soledad, galerías y otros poemas, y abundaban las estrofas afines al haiku. El poeta mexicano José Juan Tablada (1871-1945) publicó una serie de haiku en 1919, en su libro Un día... y Octavio Paz lo presentó en sociedad como pionero del haiku en español. Literatos como Ramón María del Valle Inclán (1866-1936), Juan Ramón Jiménez (1881-1958), Jorge Guillén (1893-1984), Juan José Domenchina (1898-1959), Federico García Lorca (1898-1936), Luis Cernuda (1902-1963), Salvador Espriu (1913-1985), Julio Cortazar (1914-1984) y el ya mencionado Octavio Paz han trabajado el haiku como género literario dándole cabida circunstancialmente en una o varias publicaciones (...)"







5 comentarios:

Spaghetti dijo...

Estará muy bien a juzgar por el ilustre repertorio de autores que lo usan...pero sigo sin saber que es el Haiku y sin entender dónde están las 17 sílabas.
bsazo

Valaf dijo...

5 + 7 + 5 = 17

________


Nena, te lo comenté ayer tarde y lo escribo aquí para que conste: SE SALE EL POST, todo, música incluida. De toda la taberna y sus salones, es este, sin lugar a dudas, el que está más cerca de la cumbre donde moran los dioses: es una pintura que cuelga de la blogos.

GUAAAAAAAAPA!!!!!!!!!

Belén Rodríguez Cano dijo...

Totalmente de acuerdo: se sale el post.
Son curiosos estos minipoemas que encierran tanto en tan pocas palabras.
Hay que leerlos varias veces y muy atentos para extraer de ellos todo lo que el autor ha querido plasmar.
Me gustan mucho.
Besitos.

Framboise dijo...

De ensueño esta casa, en la calma de la noche, con su entrada luminosa, acogedora... Y el amanecer con su música... ¡Qué paz!...Y la imagen final...
Y hasta el perfume de Dondiego nos llega a traves de tus versos...
Namaste, Mari :)

PS... ¿dondiego?...@@ :D)

Jara dijo...

Me parece dificilísimo escribir un haiku, a mi eso de ajustarme a una medidas no se me da nada bien.
El tuyo resulta muy cálido, hace que te sientas acogida. Es hermoso.

Todo el post es bello, desde la primera imagen al video final. y muy interesante la información sobre los haikus que yo he descubierto hace muy poco a través de vuestros blog.

Besos