sábado, 30 de noviembre de 2013

Adeste Fideles




Adeste fideles laeti triumphantes
Venite, venite in Bethlehem
Natum videte, Regem angelorum
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Cantet nunc io Chorus angelorum,
Cantet nunc aula caelestium
Gloria, gloria in excelsis Deo
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Aeterni Parentis splendorem aeternum,
Velatum sub carne videbimus:
Deum Infantem, pannis involutum
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Ergo qui natus die hodierna
Iesu, tibi sit gloria
Patris aeterni Verbum caro factum
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Deum de Deo, Lumen de Lumine,
Gestant puellae viscera,
Deum verum, Genitum non factum.
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

En grege relicto, humiles ad cunas,
Vocati pastores adproperant:
Et nos ovanti gradu festinemus.
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Stella duce magi, Christum adorantes,
Aurum, tus, et myrrham dant munera.
Iesu infanti Corda praebeamus;
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Pro nobis egenum, et foeno cubantem,
Piis foveamus amplexibus:
Sic nos amantem quis non redamaret?
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.





martes, 19 de noviembre de 2013

Annwyn -Ávalon.



Os traigo un fragmento del poema 'Bran el Bienaventurado'...;))

Os cuento un poquito. Tal y como leemos en los relatos de mitos y leyendas de origen celta, Bran fue un famoso héroe galés que realizó gran número de viajes, llegando incluso a atravesar el temible y misterioso mar de Irlanda. En el poema, que data del siglo IX y es considerado anónimo, Bran describe la isla mítica de Annwyn -Ávalon. 

Si os fijáis, el primer verso hace referencia al manzano, lo cual deriva, probablemente, de la etimología bretona y galesa para la palabra 'manzana': aval y afal respectivamente. De este modo, podríamos traducir 'Ávalon' como 'Isla de las manzanas'...;))



Bran el Bienaventurado


"Llevo una rama del manzano de Emain,
parecida en la forma a las que ya conoces.
Crecen en ellas ramas de plata blanca
y hermosos capullos de flores cristalinas.

Hay una isla muy lejos de estas tierras,
alrededor de ella brillan blancos caballos de mar.
Dibujando contra las orillas su rastro blanco,
se mantienen sobre cuatro fuertes pilares.

Hay un viejo árbol en flor,
sobre el que alegres pájaros cantan a todas horas
en la más dulce armonía,
combinando su canto para marcar las horas.

Aparecen entonces huestes de luz
entre el agua brillante,
remando su nave hábilmente hacia la playa.
donde están agrupados entre círculos de piedras,
y una música dulce y libre se eleva entre ellos.

A través del tiempo,
la muchedumbre reunida canta una canción
que no evoca la tristeza;
cientos de voces, todas a coro,
en conjuro de vida y canción de vida eterna.

Emain habita de muchas formas junto al mar,
tanto si está lejos, como si está cerca,
en brillantes tonos las mujeres pasean,
a la orilla del puro y resplandeciente oleaje.

Y si se escucha la melodiosa voz de las rocas
y los pájaros cantores de la tierra de la paz,
al alcance de la mano, esas mujeres caminarán;
pues todos aquí sólo necesitan caminar".









martes, 12 de noviembre de 2013

lunes, 4 de noviembre de 2013

Relatos del jueves. Atrápame a esos versos, en verso . . .




Una fantasía blanca
y carmesí. El pinar blando
prende el verdor goteante
de un oro granate y mágico.

La aurora viene de frente,
las alondras sonrojando;
del ancho de todo el monte,
entra el mar un viento claro.

Despierta el alba blanca,
mece la brisa el sauce en la ventana,
lirios, campanas y azucenas
guirnalda y rocío del nuevo día.

Afuera verdean los campos 
con la sonata clara de una aurora mágica;
viva, dichosa y feliz. Enamorada vivo
sonrojando mi rosa entre tus brazos.






 El fragmento remarcado pertenece al poema "Amanecer", de Juan Ramón Jiménez.


;)) Podéis leer más variaciones sobre el poema "Amanecer", en la Taberna.